domingo, 24 de marzo de 2019

Tengo el corazón a cachos.
Siempre pensé que cuando se rompiera yo sería la primera en saberlo. En notar las astillas, el dolor y la pérdida. En escuchar ese estruendo ensordecedor que produce un cristal al hacerse añicos.
Nunca supuse que los demás lo verían venir antes que yo.
Nunca creí que la agonía tuviese su voz y su rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

.

Followers