martes, 9 de julio de 2019

Durante toda la vida nos sueltan ese absurdo sermón, ese dogma ingrato de que ya encontraremos a alguien a quien que amar y que nos ame por lo que somos, por todo lo que tenemos dentro. Que será como una señal de un dios que ni siquiera sabemos que existe, un rayo que atraviese nuestra cabeza y derrita nuestra caja torácica de tal manera que nos abrase el corazón, derritiendo por completo cualquier sentido común que pueda hacernos caer en la cuenta de que, en realidad, el amor no es ninguna fuerza de la naturaleza que cae del cielo; el amor, no es un jodido milagro divino. El amor, joder, no es ninguna bendición. Te rompe, te hace pedazos. Nadie viene a sostenerte cuando hay partes de ti que jamás se recuperan. Al final de ese túnel, nadie te salva.
Os lo dice una chica que amó y sobrevivió. 
Uno nunca regresa ileso del lugar donde dejó el corazón.

martes, 18 de junio de 2019

Los hay que se preguntan si estoy hecha de la maquinaria estropeada de los que abandonan. Del mismo material de los que se rinden. No. 
Me muevo entre dos mundos y ninguno de ellos quiere que me baje.
 Esa soy. 
La que espera milagros y no tiene fe en nada. La que no llora nunca, pero a todas horas. La que ama sin medida pero mide cada latido, por si acaso.
Me recompongo. Estallo en pedazos.




domingo, 24 de marzo de 2019

Tengo el corazón a cachos.
Siempre pensé que cuando se rompiera yo sería la primera en saberlo. En notar las astillas, el dolor y la pérdida. En escuchar ese estruendo ensordecedor que produce un cristal al hacerse añicos.
Nunca supuse que los demás lo verían venir antes que yo.
Nunca creí que la agonía tuviese su voz y su rostro.

domingo, 10 de febrero de 2019

Lucha.

Dentro de mi hay una lucha encarnizada entre dos lobos de caracteres opuestos. Uno es malo, tozudo, terco y orgulloso. El otro es todo bondad, nobleza, serenidad y paz. Y aunque ambos quieren hacerse con el control de todo lo que soy, al final ganará aquél al que yo decida alimentar.
Ahí está la respuesta. 
Yo soy mi dueña.
La única capaz de hallar la cura.
El proceso comienza y termina conmigo.
La solución, siempre, seremos nosotros mismos.

viernes, 1 de febrero de 2019

El momento.
Siempre nos centramos en la persona indicada, y sí, es importante, esencial, es primordial.
Pero el momento... El momento lo es todo.
De nada sirve la persona, si no es el momento.

lunes, 26 de noviembre de 2018

The heart wants what it wants..

No me canso de escribirte. Estoy harta de sentir que no te pertenezco, como si con cada calada de aire no te estuviera respirando.
Hay muchos que ya no creen en ti, porque eres tan impredecible y desconcertante que es más fácil pretender que no existes, que sólo eres fruto de anhelos sin fundamento o de mentes demasiado soñadoras para asumir su realidad.
Pero yo te siento siempre cerca, como una sombra de la mía propia, y jamás he dejado de creerte.
Nunca he dejado de verte al otro lado de mis pensamientos, de sentirte en los labios de la persona que amo, de notar tu calor con cada abrazo, cada caricia, cada beso.
Eres una constante en mi vida.
Me llaman inconsciente, ingenua, creen que no conozco el final de mi propio cuento, que vivo saltando de dolor en dolor sin conocer la recompensa que supone que existas.
Te leo en cada libro, te veo en cada fotograma, te huelo en el perfume de mi persona favorita en el mundo. Siempre estás.
Y ya no sé si soy capaz de concebir un mundo sin ti. De vivir una vida en la que tú no me rodees por completo. 
Porque el corazón quiere lo que quiere.

martes, 25 de septiembre de 2018

Nadie dijo que fuese fácil. No venimos con un manual de instrucciones bajo el brazo que nos indique mientras crecemos de qué manera evitar que nos dañen o cómo intentar no herir a los demás. Tampoco nos enseñan cual es la mejor manera de mostrar nuestros sentimientos, y de cómo actuar si éstos no son correspondidos. Nadie nos dice que va a ser tan complicado querer, o que nos quieran.
Jamás nos enseñan a despiezar el corazón y darle su sitio al amor. 
Por eso siempre creemos que duele. Porque tardamos lo que parece una eternidad en encontrarle un sentido, y a veces, cuando lo hacemos, es demasiado tarde. 
No, nadie dijo que fuese fácil. Pero tampoco nadie dijo que no siguiéramos intentándolo. 
No todo final es un final. La mayor parte de las veces no es más que otro comienzo. 

Buscar este blog

.

Followers