domingo, 10 de febrero de 2019

Lucha.

Dentro de mi hay una lucha encarnizada entre dos lobos de caracteres opuestos. Uno es malo, tozudo, terco y orgulloso. El otro es todo bondad, nobleza, serenidad y paz. Y aunque ambos quieren hacerse con el control de todo lo que soy, al final ganará aquél al que yo decida alimentar.
Ahí está la respuesta. 
Yo soy mi dueña.
La única capaz de hallar la cura.
El proceso comienza y termina conmigo.
La solución, siempre, seremos nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

.

Followers