lunes, 26 de noviembre de 2018

The heart wants what it wants..

No me canso de escribirte. Estoy harta de sentir que no te pertenezco, como si con cada calada de aire no te estuviera respirando.
Hay muchos que ya no creen en ti, porque eres tan impredecible y desconcertante que es más fácil pretender que no existes, que sólo eres fruto de anhelos sin fundamento o de mentes demasiado soñadoras para asumir su realidad.
Pero yo te siento siempre cerca, como una sombra de la mía propia, y jamás he dejado de creerte.
Nunca he dejado de verte al otro lado de mis pensamientos, de sentirte en los labios de la persona que amo, de notar tu calor con cada abrazo, cada caricia, cada beso.
Eres una constante en mi vida.
Me llaman inconsciente, ingenua, creen que no conozco el final de mi propio cuento, que vivo saltando de dolor en dolor sin conocer la recompensa que supone que existas.
Te leo en cada libro, te veo en cada fotograma, te huelo en el perfume de mi persona favorita en el mundo. Siempre estás.
Y ya no sé si soy capaz de concebir un mundo sin ti. De vivir una vida en la que tú no me rodees por completo. 
Porque el corazón quiere lo que quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

.

Followers