sábado, 10 de febrero de 2018

Somos como la materia. Ni nos creamos, ni nos destruimos. Eternos, como el tiempo. Al encontrarnos, nos hicimos esto. Amantes eternos condenados a vagar por la tierra con el único fin de abrazarnos hasta extinguir el miedo; hasta anestesiar el dolor.
Febriles y locos el uno por el otro, amando cada recoveco, cada hueco, cada grieta. 
Muertos, resurgimos.
Rotos, encajamos.

Y te juro que te amo tanto...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

.

Followers