sábado, 29 de julio de 2017

Fear.

Le tengo un miedo terrible y atroz a las alturas. A la sola idea de imaginarme sola, ingrávida y sin aliento cayendo sin descanso hacia un vacío lleno de dudas y oscuridad.

Le tengo miedo a la altura de tus besos, porque jamás creo ser suficiente. A la soledad que me produce tu no cercanía, porque siento que ya no pertenezco. Al abismo que se crea entre nosotros cada vez que las pesadillas vuelven. Le tengo miedo a lo que puede ser eterno.

A nuestro amor, tan grande. A mis propios sueños.

Soy esclava del primer beso, de tus manos acariciando mi boca con anhelo; de tus labios recorriendo cada parte de mi cuerpo. Y no quiero desasirme. No quiero despegarme, ni desprenderme. No quiero volver a caer desde tan alto y no volver a encontrarme. 
Necesito que me arropes. Que seas cálido abrigo, casa perenne, refugio seguro para todo lo que llevo dentro. Necesito que sobre todas las cosas, no dejes que me apague; que la llama se convierta en fuego fatuo y se eleve tan alto que no seamos capaces de alcanzarla. 

Necesito, con ansia, que te quedes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario