Estoy enamorada.

De sus ojos, color tierra mojada, fértil, culpables de que florezcan en mi corazón la ilusión y la esperanza. De su mirada, firme, sin titubeos, pero que tiembla cada vez que me encuentra mirándolo sin casi pestañear, porque, ¿cómo demonios puede estar ahí, queriéndome? 
De sus manos, suaves, las que son capaces de acariciarme hasta el alma cada vez que me tocan. Y me sano. Porque su abrazo es la cura a cualquier mal.
De su boca, maldito vicio su boca, que me consume cada vez que posa sus labios sobre los míos; que me transporta a lugares que jamás otros podrán conocer porque nadie besa esos labios con la ferviente pasión que yo guardo aquí dentro.
De su cuerpo. De toda su maravillosa anatomía que me envuelve y me enloquece, que se funde conmigo hasta casi desaparecer. Hasta casi ser uno.
De su fuego. Del que desprende cada vez que me roza, que me lame, que me vibra. De esa llamarada que somos cada vez que nos miramos. 
Enamorada de su ego, de su juego, de su risa, de su vida, de su infierno.
Enamorada de su averno.
Enamorada de él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.