Si echo la vista atrás, mil cosas he dejado a medio hacer.

Creo que nunca le dije a mi madre cuanto la quería en realidad.
Tampoco me dije a mi misma todo lo que en su momento hubiera bastado para hacerme dejar todo lo horrible a un lado, todo el sufrimiento sin sentido que podría haberme ahorrado.
No recuerdo haber sonreído las veces que se consideran necesarias para ser tachado de feliz, ni haber llorado y no de pena, por todo aquello que me emocionaba en demasía.
No tengo recuerdo alguno de haber fomentado mis aptitudes, y tampoco recuerdo haberme parado a disfrutar de cada pequeño placer vital que se me presentaba.

Yo ya.. no evoco nada que tenga que ver con la ilusión o la esperanza, porque realmente la perdí en el momento en el que empecé a perderme.
No tengo memoria para más allá de todos estos rotos que ahora me atormentan, y aún así me desvelan flashes de luz que evocan dulces palabras y bellos rostros que sin embargo, nunca conocí.
Y eso es aún peor que no recordar nada, es aún peor que no haber sentido nada.

Imaginar momentos de luz entre tanta oscuridad que ni siquiera me pertenecen, es aún peor que recibir un remiendo más en el corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.