Memories.

No sé si quiero crear recuerdos contigo.
No sé si hay hueco para alguno más.

Porque sé lo que va a pasar.

Vas a quererme como a nadie, vas a tratarme como nunca has tratado a otra, y te irás, como todos. 
Y después, como todo, yo seré la que sangre por dentro tu ida, como la que recoge tempestades incluso después de la calma. 

Lo peor es que no puedo negar lo que siento, ni evitar sentirlo. No puedo no pensarte, ni tampoco puedo no desear verte de nuevo.
Lo peor de todo es que no quiero, aún sabiendo que lo más probable es que todo acabe bañado en lágrimas bordadas de corazas que se rompieron y bajaron la guardia. 
Lo peor, y te aseguro que me pesa en el alma a la vez que en el corazón, es que realmente ni siquiera sé que pasa por tu cabeza. Ni siquiera sé si me ves como yo te veo a ti. Si soy yo entre todas las demás, o si soy una más de entre todas ellas.

Y aunque me duele, yo sigo fingiendo. Sigo haciéndote creer que no me ocurre nada; que estoy bien y que no me rompe en dos el simple hecho de tener que, simplemente, sólo mirarte desde la posición que siempre he ocupado, por el miedo atroz a que desaparezcas.






Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.