Solo sé que cuando amo, duele.

Que me destruye por dentro igual, me corresponda o no.
Y lo más duro es amar con el corazón en un puño, dispuesta a entregarlo con el alma derruida en gritos de soledad atronadores, sabiendo que por más que luche y resista, el nuestro es de esa clase de amor que perdura, pero no resulta.

Y duele.

Duele demasiado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Write.

Paradoja.

To build a home.