martes, 22 de abril de 2014

Over.

El nudo en la garganta cada vez es más intenso, y me ahogo en mi propia pena, porque ya no eres mío. 
Ya no.
Y aún sabiendo que jamás volveremos a besarnos, ni tocarnos, ni tan siquiera intuirnos, igualmente te espero, como cada día, en la soledad de mi conciencia, habitando todos mis huecos vacíos que sin ti no tienen vida.
A veces pienso en dejarlo todo.
En arrancarme el corazón para no seguir viviendo una verdad que me envenena por momentos, y aniquila todo lo bueno que hay en mi.
Pero luego pienso.. 

¿Para qué auto-destruirme? 
Amarte es la mejor forma que hay de destrucción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario