lunes, 7 de abril de 2014

#

La felicidad sin tu nombre no tiene sentido. Es como un vacío en las entrañas: es como un amor sin lágrimas, o un dolor sin sonrisas amargas.
Y aquí me tienes, tomando todo aquello que ni me pertenece porque la felicidad me fue vetada, cerrada a todo resquicio de mi propia esperanza, hueca y sin color, abandonada a su suerte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario