La desesperanza.

El recuerdo.
Todo aquéllo que produzca desazón y dolor, pero que a la vez nos aliente a seguir, por muchas trabas y piedras que encontremos por el camino.
¿Será cierto eso que dicen? ¿Es el arrepentimiento el peor sentimiento, más aún que la tristeza.. Que la oscuridad?
Puedes sobreponerte a una pérdida, e incluso puedes vivir con una espina clavada en el corazón toda una vida, por un amor destrozado o un dolor que perece.
Pero el arrepentimiento.. 
Si de veras lo sientes, si.. De veras tus tripas se duelen ante algo que no tendrías que haber hecho.. Esa sensación, nunca se va. Nunca nos abandona.
Nos hace suyos, nos insta a no dejar nunca de pensar en aquéllo por lo que sin duda, moriríamos por hacer desaparecer.
El tormento que produce el "y si..", no puede compararse a ningún otro demonio interno.

¿Y si.. Lo hubiera podido cambiar todo?
¿Y si.. El amor sí que podía con el dolor?
¿Y si.. Hubiera podido salvarla?


Vivir recordando es mejor que no vivir, sí.. Pero cómo duele..



Comentarios

Entradas populares de este blog

Write.

Paradoja.

To build a home.