Inside.

Hace demasiado frío allí fuera, y me da miedo que el corazón se congele. 
No quiero dejar de sentir.

Y sé que en realidad, todo esto no es más que otro síntoma de desesperación, de no tenerte cerca y percibirte distante hasta en las distancias más cortas.
¿Qué nos pasó? ¿Por qué dejamos incluso de tratarnos mal, para finalmente dejar de tratarnos?
Recordarte es como brasas ardiendo a través de la garganta, y aún así dejo que me quemen las veces que sean necesarias para por lo menos, tener algo de ti.
¿Pero desde cuando dejé de ser yo, para empezar a ser esta especie de alma torturada, de criatura dañada por un corazón que ni la razón puede llegar a comprender?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Write.

Paradoja.

To build a home.