sábado, 17 de agosto de 2013

El miedo a la soledad

conoce de muchos caminos para dañarnos. Sabe que vivir, crecer, y morir solos, son nuestros mayores temores. Y durante toda nuestra vida, limita nuestra felicidad cercando a nuestro alrededor esa barrera inquebrantable que a veces no podemos romper con un simple: has vuelto…
Porque el volver no le dice adiós a la soledad. Porque volver no significa reponerse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario