martes, 6 de agosto de 2013

Con el corazón encogido, te digo..

'Llevo arrastrando este problema años. No sé como decirlo sin sentirme aún más rastrero, sin.. sin mortificarme más.
Soy un mentiroso. Un jodido y asqueroso mentiroso.
Y con la mentira, hago daño a quien más quiero.
Le he mentido a todas y cada una de mis anteriores novias, simplemente.. simplemente porque llegué a ver que ninguna me llegó a importar tanto como para conocer mi verdad.
Pero entonces llegaste tú.
Tú, tan distinta a todas, tan perfecta para mi aún estando llena de defectos.. Llegaste tú.
Y pensé que pasaría como pasaba siempre, que algo iría mal, que de por si algo fallaría.. Pero me enamoraste.
Me enamoraste desde el primer momento, y no has dejado de hacerlo desde ese mismo instante.
Y te mentí.
Te mentí, sucia y rastreramente. Te mentí, aún sabiendo que hacía mal, simplemente porque siempre estuvo en mi naturaleza ser así.
Y te destrocé. Lo vi en tus ojos, lo vi cuando descubriste el engaño. Vi como se derrumbaba todo ahí dentro, dentro de esa coraza que con tanto amor habías dejado abierta para mi..
Y desde ese momento, llevo el lastre de haber hecho ruinas a la persona que más quiero.
Y tú me lo echas en cara, me.. me lo recuerdas cada vez que nos enfadamos, cada vez que discutimos.
Y aunque sé que llevas razón, duele.. duele mucho.
Y puede que yo mereza ese dolor, sólo para curar un poco o igualar aunque sea minimamente lo que te hice sentir.
Pero arranca cualquier sentimiento de felicidad que siempre acabemos hablando de lo gilipollas que he llegado a ser.
Así que sólo me queda darte las gracias, después de todo.
Pues una vez más discutimos, y una vez más me recuerdas lo mierda que soy.
Sólo quiero decirte que no hace falta que lo hagas, que no hace falta que te esfuerces.
Yo solo ya me recuerdo día a día, lo desgraciado que soy por haberte mentido.
Lo despreciable que llegué a ser, por traicionar tu confianza.
No hace falta que me recuerdes lo mierda que soy.
Eso ya lo hago yo, todo el tiempo.'

No hay comentarios:

Publicar un comentario