Temblor.

Dejé caer las hojas de nuestro árbol central, de nuestro corazón latente, de nuestro sistema de despedidas.
Ya no queda nada..
Y comprobé si el respuesto serviría para reparar la perdida.. pero no hay nada que pueda sustituirte. No a ti.
Y empecé a descartar cualquier idea que no te tuviera a ti como pilar; y comencé a dejar llevarme por todo lo que en su día, juré evitar.
Mi salida era no quererte, pero, ¿como se deja de querer? ¿Hay algún manual que enseñe a cómo dejar de sentir? ¿A cómo dejar de anhelar?
Me enseñaste a no dejar de creer en mis sueños.. pero es que desde que no estás, todo es pesadilla constante. Todo es nebulosa oscura, y truenos devastadores.
Desde que te fuiste de mi, todo es fuego negro, asfixiante.
Dime como pensarte cuando me desgasto tanto para tan siquiera recordarte.
Dime como no quererte, cuando aún en pesadillas, es tu rostro lo único que logra salvarme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.