El amor.

Cuando alguien ama a otro alguien, a veces no logramos verlo realmente.
¿Cuántas personas enamoradas hasta la médula han hecho daño a sus seres amados, simplemente por creer que así sería mejor?
¿Que sería mejor alejarlos, ahuyentarlos, para evitarles dolor?
El amor tiene esa parte que a veces, queremos y nos obsesionamos por ocultar.
Esa parte que crea heridas incurables, y vacios insalvables.
El amor tiene esa coraza que tantos naúfragos deja a su paso, que tantas cicatrices produce.
El amor, tiene que doler.
Joder, tiene que crearte un abismo en el pecho.
No puedo soportar a esas personas que creen que el amor es todo jolgorio y dicha.
¿Qué clase de amor es ese? ¿Qué clase de amor, no deja marca?
El amor no es sólo luz.
Existe también su sombra.
Y es a ella a la que apelo para hacer entender, que proyectar luces sin que haya una sombra que las avale, es complemtante antinatura.
Que pretender amar sin daños, es como pretender no amar en absoluto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Estoy enamorada.