El amor y el odio siempre han ido y siempre irán de la mano.

Debes odiar mucho a una persona para enamorarla, y esa persona debe odiarte mucho para también hacerlo.
¿Por qué?
Yo veo el amor como una condena.
Una condena para privilegiados, claro, pues no todos conocerán a lo largo de su vida el significado del verdadero amor. Pero una condena, igualmente.
Pienso que debes odiar mucho a alguien para querer compartir esa condena para siempre.
También está eso de " ¿Por qué le odias tanto? Porque una vez le amé demasiado".
Porque cuando amas a alguien demasiado, nunca dejas de hacerlo.
Pero hay veces en que ese amor intenta esconderse y deja paso a un sentimiento que no llegar a ser odio profundo pero está ahí, conquistandote y haciéndote creer que si. 
Porque hay veces en las que el amor, no es suficiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Estoy enamorada.