viernes, 14 de junio de 2013

Que si no me rompo, me pierdo.

 Conozco tanto dolor, que me aferro a cualquier salida. Enamoré a tantos demonios, que sentía hielo en el corazón.

No recuerdo a que sabía el deseo porque tu me lo arrebataste. Que si he perdido todo mi color, sólo te lo debo a ti.
¿Me dices cómo empiezo a recordarte menos y a añorarte más?

Te tornaste complicación cuando comencé a llamarte amor.
Te convertiste en olvido cuando te supe dolor.
Y sólo quiero que recuerdes, que yo existí cuando me miraste, y que si ahora me desvanezco, es por sed de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario