lunes, 3 de junio de 2013

Crash.

- Porque quiero que me ames. Aunque yo no pueda corresponderte. Quiero que me ames como sé que hiciste antaño. Quiero que sólo me ames a mi. ¿No es jodidamente egoísta? ¿Jodidamente horrible?
Eso soy yo. Ese monstruo que consume. No puedo amarte y aún así quiero que tu lo hagas. Soy despreciable.

+¿Por qué quieres que lo haga?

-Porque soy una egoísta. Porque de tanto desprecio que recibí, me apoyé en tu pasado amor para torturarte ahora. Para despedazarte. Dios, no, déjalo.. no me contestes. No lo hagas.

+Vale.. Pero le tienes a él.

-Le tengo.. Le tengo hasta morir. Lo amo hasta morir. Pero ya te he dicho que soy una egoísta. Sé que ahora no me amas, así que en realidad, todo está bien. Pero ya sabes lo que soy, lo que tengo dentro. Así que ya puedes arrepentirte de haber pensado en mi como alguien maravilloso.

+No, no me arrepiento.

-Pues deberías. Soy todo lo contrario a maravillosa.

+Para mi si lo fuiste, y si nos ponemos así, a mi también me gustaría que sintieras algo por mi, y no es posible.

-¿Yo? ¿Yo por qué? Si tu ya tienes tu amor y no tienes el problema que tengo yo, de ese egoísmo tan despreciable. Tu estás enfocado en ella. No es lo mismo.
-Ya. Pero eres increíble. Y ojalá ahora (y no antes) pudieras sentir todo esto por mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario