martes, 28 de mayo de 2013

Preferiría morir mil veces,

a tener que enfrentarme a todas las eternidades que puedan existir, sin ti aquí.
A tener que sufrir tu marcha sin lo reconfortable de tus besos.
A tener que padecer tu falta, sin la necesidad de tu anhelo.

Que mataría al tiempo para que no nos dejara, y agujerearía el espacio para poder tenerte siempre aferrado a mi, sin más barreras ni dimensiones que separen.

Me pides que abandone, que deje, que destruya, que aniquile.. pero no me pides que ame; cuando amar es lo único que aún me sigue manteniendo con vida, si es que aún se le puede llamar así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario