No te la mereces.


Nunca lo has hecho.
Tu tropiezas, y ella te recoge. Has ido lleno de rasguños hacia ella tantas veces.. que acabó herida también.
Tu empezaste a curar tan pronto..

Ella en cambio, nunca lo hará. 
No puede. 
Simplemente porque no sabe.

Tus errores tienen el privilegio de hacerle daño.
Pero ella se hace la fuerte. Te sonríe. Te dice que te quiere.
Sabe que no volverá a pasar aunque parezca que va a hacerlo.
Sabe que no podrás romper su corazón.

Porque un corazón, cuando se rompe una sola vez, no puede ser reparado. Lo demás solo son desgarros que ayudan a desintegrarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.