martes, 14 de mayo de 2013

Enamorarme de ti,

fue totalmente kamikace.
Juro que no lo planeé, y aún cuando ahora mismo lo vivo, sigo sin creerlo.
Dejaste que te amara, aún con cicatrices y rotos.
Dejaste que te curara, aún en destierro y cenizas.
Dejaste que el amor nos consumiera hasta casi desaparecer.

Enamorarme de ti fue absolutamente estúpido y kamikace.
Nunca antes había disfrutado así, de este error. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario