miércoles, 17 de abril de 2013

Te creíste solo,

cuando te llamé dolor.
Cuando comparé tu mirada, con la frialdad de la despedida.
Cuando decidí tratarte, como el amor trata a los enamorados.
Con el sufrimiento, la desidia, la injusticia y el egoísmo.
Así.
Y doliste cada palabra que salió de mi boca, por no coincidir con el deseo
de tu corazón en llamas. 
Derramaste mis esperanzas.. desdichadas por amarte aún a fuego.
Y no miraste atrás, al dejarme marchar.

Amé cada dolor de tu ser, cada estigma de tu sombra.
Que pena saber, que perdí ese amor, todo el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario