miércoles, 20 de febrero de 2013

Un pequeño homenaje.


Se que muchos de vosotros, ni siquiera sabréis de que os hablo.
Pero hoy he tenido un atisbo de melancolía hacia un edificio que derribaron hace relativamente poco, pero que tanto ha vivido en esta pequeña ciudad.
Hablo del Cine África.
Era tan.. tan bonito.. 
Como esos cines de época (de hecho, lo era), que no te cansas de ver en esas películas en blanco y negro.
Algo precioso y digno de ser fotografiado y visitado hasta la saciedad.
A ese cine iban mis padres, cada un por separado. 
Mi madre con su hermana y su madre, y mi padre con sus dos hermanos.
Ellos creen, nunca haberse visto, pero cuando hablaban de como era por dentro, y de donde se sentaban , ¡era obvio que alguna vez debieron cruzar miradas!
Lo que es el destino, ¿verdad?
Por desgracia, su pésimo estado arquitectónico y la renuencia a reparar los daños producidos por el tiempo, hicieron que se decretará su derrumbamiento.
Que ésta foto sirva para recordar lo que un día llego a ser.
Claro que, aquí ya estaba completamente abandonado y fuera de servicio.
Pero aún así, hay un atisbo de lo que, un día, llegó a ser.



No hay comentarios:

Publicar un comentario