miércoles, 12 de diciembre de 2012

Memories.

Los recuerdos te atenazan. Te destrozan. Puede acabar con toda la coraza de fuerza que retenga tu tristeza, hasta casi consumirla, en cuestión de segundos.. en cuestión de rotos imprevistos. En cuestión de daños sin resolver. 

¿Quién es el que nos dice que no sintamos, cuando más necesitamos sentir?
¿Quién es el estúpido que se atreve a negarnos esas lágrimas inconexas, ese brote de llanto irrefrenable?
¿Quién es, el que se atreve a desear nunca haber conocido?

[Corazón..]

Y dime ahora, ¿amas? ¿Puedes.. ser feliz? ¿Sientes?..

No. Claro que no. Sigues siendo, aquél mismo ingrato que me negó todo lo que un día quise, y se negó, así mismo, la capacidad de padecer cualquier tiempo de enfermedad emocional.

Nunca llegué a pensar que pudiera..odiar algo tan fuertemente, que el pecho doliera por ello.
Pero es así.

Odio todo lo que tiene que ver contigo, asqueroso y mugriento órgano sangriento.





1 comentario:

  1. Siento lo mismo por mi corazón. No sé porque existe... solo bombea, no hace nada más. Es inútil.

    Besos!!

    ResponderEliminar