lunes, 3 de diciembre de 2012

Heridas.


Tu piel, tiembla la mía.
Tus ojos miran, presos tu belleza;
reflejada en los míos.
Y amas, amor roto, 
pero tibio en mis labios.
¿Que me hace desearte tanto, 
si no es tu coraza fuego, 
corazón marchito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario