lunes, 3 de diciembre de 2012

Canta.


Canta, ruiseñor de atardecer.
Y amanece mi espíritu, 
cauto y enamorado.
Canta, tu voz en mis oídos.
Retando mi alma a un duelo a sombras, 
cegada en luz, y tormenta.
Canta, lágrimas bendecidas.
Y retarda mi marcha, 
manchada de recuerdos, amor mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario