Enamoré

al odio, simplemente por verte sonreír.
Hice que me quisiera, solamente por la felicidad de tus ojos.
Conseguí que me mirara directamente, frente a frente, alma descarriada, corazón de hierro.
Y que consintiera, todo lo que tengo dentro.
Todo lo que quiero darte.
Todo lo que ansío compartir con tus brazos.

¿Sabes que me dijo, antes de ser mío?
Que nunca lo lograría.
Que nunca traspasaría, la barrera de tu silencio.
Que siempre seríamos tu y yo, pero separados.

Que equivocado estuvo, y que rápido se lo hice ver.

Enamoré al odio, sin reservas, ni condición alguna.
Enamoré su propio odio, sin mentiras, ni desilusiones.
Enamoré su rabia propia, desterrando por completo, 
la ira de sus labios.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Write.

Paradoja.

To build a home.