What if it never gets better?


Siempre fuiste el tipo de chica especial, de la cual enamorarse casi sin llegar a saberlo. Nunca me trataste mal, ni me gritaste. Fuiste ese sueño real que todos querríamos padecer al menos una vez en la vida.
Y no te esfumaste. Pensé que sí, pero siempre estuviste ahí, para mí, cuando te necesité, y cuando no, también.
Eras mi mujer.. eras mi amor. La vida no tenía sentido si no la vivía a tu lado, y no dormir contigo cada noche, 
entre tus brazos, se convertía en una auténtica tortura.
Te amé con cada roce de nuestras manos, y con cada parte de mi pecho. 
Fue tan grande, que empezó a dolerme el hecho de no poder amarte mucho, mucho más. Hasta que todo se nublara, hasta que todo desapareciera, menos tú. Y tu olor. 
Eras el sentido de mi locura, y a veces, la locura de mi pensamiento.



No puedo concebir el mundo ahora que te has ido. Todo me parece malo, nada es bueno, sin tí. 
Y me pregunto que haces a cada momento, si me piensas como yo te pienso, si sientes el dolor que yo siento. 
Eras mi luz en cada túnel, y el corazón que me ayudaba a seguir latiendo.
Te amo ahora, como el primer dia, mi vida.
Fuí un estúpido, y te dejé ir. Más mi castigo por no tenerte, es tener que recordármelo día a día, sin poder contener las lágrimas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.