No eres simplemente, mi amor de verano.


Te conocí a principios de Marzo.

Si. Te vi como imposible. No porque fueras arrebatadoramente guapo [no te cambio por nadie] ni porque no pudiera conseguirte.
Lo hacía, porque mi corazón se había roto en muchos pedacitos hacía poco, y no veía la forma en que pudieran volver a encajar.
Pero entonces llegaste tu.
Podría decirse, que la vida te puso en mi camino, para ayudarme a ser feliz.
La primera vez que te ví, pensé que serías perfecto para mi. Que podrías ser, perfectamente, el amor que siempre esperé. Pero ay.. esos malditos rotos en el alma.. como pesaban..

En Abril empezó nuestra historia.

Al principio, yo aún tenía muchas cicatrices, aún no sabía si podría funcionar o no.. todo dolía demasiado, pero tu lo paliabas todo.
Y entonces pasó. Lo nuestro pasó.
Sucedió que cada palabra tuya era medicina para mis ojos, para mis rotos, para mi corazón.
Resultó ser que el amor, a pesar de todo, aún no estaba del todo perdido para mi.
Resultaste ser mi terapia de choque, mi amor platónico hecho realidad, ante mi, amándome..
Y yo te amé. Dios, si te amé.. con cada fibra, parte, sentido de todo mi ser.
Peleamos, discutimos.. nuestras peleas podrían calificarse como.. apoteósicas. Pero nunca olvidamos el amor. Nunca olvidamos el abrazo. Nunca olvidamos, que siempre nos vamos a querer..
Nadie nos dijo al conocernos, al cruzar esa mirada, que no habría épocas difíciles.
Pero con el tiempo, nuestros corazones nos dijeron que todas ellas podrían capearse, si lo hacíamos de la mano.

Mi vida.. no eres solamente mi amor de verano.
[Eres, y serás siempre, mi amor, en todas las estaciones.]

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Write.