sábado, 19 de mayo de 2012

No es muerte. Es impotencia.

Es saber que por mucho que me hagas, o que me digas, yo siempre estaré ahí para ti.
No pensé que en la vida, volvería a sentirme así, tan..vulnerable.
Pero me duelen las cosas que haces, o que dices, y creo que tu aún no te haces una idea.

[No es que no me conozcas. Es que no quieres hacerlo]

No hay comentarios:

Publicar un comentario