lunes, 16 de enero de 2012

Un día

Quisiste quedar bien conmigo, diciendo que mi pupila era marrón tierra, pura, donde poder sembrar el eco de tus silencios, y de tus miedos, pero también de tus sonrisas, y de tus metas.
[Pero las pupilas son negras.
Igual que el abismo.]
No te engañes. Tu amor por mi, sigue siendo la misma mentira de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario