viernes, 9 de diciembre de 2011

Es patética la forma

en la que intentas buscarme sustituta. Crees que ella será de alguna manera, todo lo que yo en su momento fui, cuando nisiquiera de tu mente, ni de tu sangre, desaparecí.
Alguna vez ya te dije que admiro a esas personas capaces de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazon.
[Por eso ahora te digo que a ti, no te admiro.
te compadezco.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario