miércoles, 14 de diciembre de 2011

Corazones olvidados en tazas de café.

Cuando tu corazón se rompe, no lo notas a primera vista. Tienes una sensación fría en el pecho, pero lo achacas a la incertidumbre.
Esa persona se ha ido para siempre de tí. No volverás a sentirlo por las noches, cuando estés sola, en tu fría cama, imaginando como sería que sus brazos te arroparan en esas gélidas noches de invierno, y como sería que sus labios rozaran tu sien susurrando un débil "te quiero".
Ya no vas a volver a sentir como sus dedos recorren cada parte de tu cuerpo, disfrutando de el, bebiendo de ti.
Y cuando el desaparece por la puerta de tu alma, todo se apaga. Esa luz, que alumbraba la que tu creías que era tu casa, tambien se apaga.
Y tu te quedas quieta, fría, muerta. En tu pequeña mesa vacía, que ya no llena el, sosnteniendo una taza de café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario