miércoles, 28 de diciembre de 2011

#

Cuando abro los ojos, veo lo mismo de todos los días. Cuadros de ciudades que me muero por visitar, fotos de mi infancia, de toda la amistad que se puede dar.. Johnny Deep me mira desde la parte trasera de mi puerta, con esos ojos color almendra que tanto me gustan. Encima de mi, dedicatorias de mis amigos, una carta que siempre alegra mis mañanas..Cary Grant y Katharine Hepburn me observan desde la pared, con semblante divertido.
-Ella es la fiera de mi niña, siempre..
El mando de la minicadena parece llamarme desde mi mesita de noche. Es fácil darle al play, medio dormida, sin acordate siquiera de que disco está puesto. 
Moulin Rouge.
Hoy tocó ponerse sentimentales. 
- We can be heroes, forever and ever.. 
- Why does my heart cry?..
- Come what may..
Tarareo sin entonar, que le amaré hasta el final de mis días. En español no queda tan bonito, pero quiero que todo el mundo que pueda escucharme, lo entienda. Me da igual que los obreros que trabajan en la fachada de mi casa se asusten, o se pregunten que hace la chica rara del 2ª derecha cantando a las 9 de la mañana.
Entonces, en alto, grito..
I will love you..until my dying day..
Y mi padre entra en la habitación, y me pregunta si pienso quedarme en la cama, cantando canciones de un amor que no existe. Le digo que no me importa que ahora no exista para mí. Le digo, que el amor no se busca. El amor viene a por tí, como un devastador huracán. Algún día, ese amor que tanto añoro volverá a por mi, y me dará calor, y cobijo. 
Cuando sale, me quedo sola, mientras la canción se repite una y otra vez..
Come what may.. come what may..I will love you, I will love you, until my dying day..
Y no quiero levantarme.. quiero seguir soñando despierta.. que pase lo que pase..
Él vendrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario