martes, 1 de noviembre de 2011

A veces creo, que la gente no sabe realmente lo que tiene.

Hablo de casos en los que pierden antes incluso de darse cuenta de que poseían un bien demasiado preciado.
No entienden que el amor no se encuentra a la vuelta de la esquina. El amor no es algo que se prodiguie por las calles, ni que llame a tu puerta con unm "ei! estoy aquí".
No.
El amor hay que aprovecharlo. Tienes que sacarle el mayor jugo posible, y cuidarlo. Cuidarlo y mimarlo, para que no se canse y vaya en busca de otros brazos que lo cobijen.
Yo he sido presa de un amor sin futuro ni fundamento. De un amor que estaba condenado al fracaso desde el principio. Pero era amor, al fin y al cabo, y lo aproveché, cada segundo de cada minuto y de cada hora que un día tenía. Y no me cansé de amar a ese amor, no quise que acabara nunca.
Cuidé ese amor como si mi vida se fuese en ello..
Amé cada parte de ese amor.
Pero desapareció igual de rapido que azota el viento.
No lo vi venir, y dolió demasiado.
Por eso se que el amor hay que aprovecharlo hasta nuestro último suspiro, pues nunca sabes cuando puede abandonarte. No todo lo que se ven el cine es verdad. Un amor de película dura menos de dos horas.
Vive la realidad, persigue tu sueño. Ama como loco y reza para que te amen de igual manera.
No dejes que la vida se te pase, sin haber amado nunca de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario