¿Porqué tanto egoísmo?

Cuando amas a alguien, duele. No sólo duele cuando amas y no eres correspondido. También lo hace cuando amas, te aman de igual manera, pero no podéis estar juntos. Es un dolor que corroe las venas. Atenaza cada poro de tu maldito cuerpo y no te deja pensar con claridad.
Sabes lo que duele amar.
Lo sabes.
Pero aún así, permites que alguien caiga en esa trampa. Permites que esa persona muera por ti cada puto minuto de su vida sin poder tenerte, y no le liberas.
Es impresionante la capacidad que algunas personas tienen para aguantar el dolor.
Porque no solo no le liberas, sino que le das una mínima de esperanza de que su amor será correspondido, algún día, mientras de sobra sabes que el tuyo pertenece y lleva perteneciendo a otra persona desde que tu mundo es ella.
¿Como puedes ser tan egoísta al pretender ser el mundo de una persona al completo? Sabes que se despierta.. que tiene ganas de vida por ti. Y aún así sigues alimentando su fantasía de amor correspondido cuando lo único que amas tú son los besos de otra persona.
¿Desde cuando el amor se convirtió en un instrumento de tortura y dejó de ser el sentimiento más humilde de la tierra?
Lo peor de todo, es que hablas del amor, como si de un juego se tratase. Pero aquí no hay peones que manejar ni una meta que alcanzar.
Aquí lo único que hay en juego son corazones que sienten y padecen, que sufren la pérdida del amor, y lloran en silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

To build a home.

Paradoja.

Estoy enamorada.