miércoles, 2 de noviembre de 2011

Le encantaba la forma

en la que él la acunaba entre sus brazos, como si no pudiese existir algo tan bello. Sus besos eran delicados, pero a la vez llenos de sentimientos desatados en una aureóla interna de pasión desenfrenada.
El aroma a te amaré hasta el final de los tiempo impregnaba sus particular refugio, y sus manos, acariciantes, no podían dejar de recorrer sus rostro hasta casi desdibujarlo en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario