sábado, 10 de septiembre de 2011

Te quise tanto, que me pudrí.

Y ahora mi corazón no se abre. No da más de si. Empequeñeció, se volvió mezquino y tozudo. 
Engancha a los malvados, y expulsa a los que lo aman.
¿Porqué? ¿Qué me pasa?






-¿Que eres..?
-Soy en lo que me has convertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario