viernes, 16 de septiembre de 2011

Hablas del amor como si pudieras describirlo. Como si pudieras tocarlo. Hablas de el como si no fuera etéreo. Como si no fuera humilde. Hablas del amor sin saber lo que es, sin haberlo sentido. 
No te atrevas a hablar del amor. 
No vuelvas a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario