sábado, 27 de agosto de 2011

Hay momentos, que huelen a ti.

Como esos paseos por la playa que solíamos dar. ¿Te acuerdas de esa agradable sensación? Sentir las piedrecitas chocando contra nuestros pies, y el cosquilleo del agua de mar al rozar las puntitas de nuestros dedos. 


Te quiero. Siempre. Para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario